domingo, 19 de abril de 2009

Gerencia Educativa


LA COMUNICACIÓN EFICAZ COMO ELEMENTO FUNDAMENTAL EN LA FUNCIÓN SUPERVISORA EJERCIDA POR EL DIRECTOR DE EDUCACIÓN PRIMARIA EN OPTIMIZACIÓN DE LA CALIDAD EDUCATIVA EN VENEZUELA.


La educación a finales del siglo XX y principios del siglo XXI, se ha visto afectada por un conjunto de variables internas y externas que exigen cambios significativos. Los adelantos económicos, sociales, políticos, culturales y tecnológicos de las naciones han concebido nuevos retos para el sistema educativo venezolano. La necesidad de responder con éxito a las demandas de una sociedad cada día mas exigente y cambiante, ha llevado a las organizaciones educativas a realizar grandes esfuerzos de mejoramiento hacia la optimización de la calidad educativa, adoptando nuevos conceptos y esquemas teóricos validos, orientados hacia la reestructuración funcional formal y la implementación de estrategias en el manejo de los recursos materiales y muy especialmente de los humanos.
Sobre la base de esta idea, se requiere de una comunicación eficaz llevada a cabo por los gerentes o directores Educación Primaria y Secundaria, siendo un verdadero reto de la nueva gerencia, de las personas y sus relaciones.
La optimización de la calidad educativa en nuestro país es imposible sin la excelencia individual y organizacional, y más los cargos directivos de las escuelas que demanda mucho más que competencia técnica, demanda un sofisticado tipo de destreza social: manejo de la comunicación eficaz, valioso recurso que aprovechando los momentos actuales de transformación educativa que vive las instituciones, es propicio buscar y asimilar paradigmas que propicien un mayor sentido a la vida organizacional. Donde movilice grupos de personas y logre importantes objetivos a pesar de las fuerzas que lo separan, y en definitiva que pueda mantener las instituciones escolares libres de la mediocridad caracterizada por conflictos burocráticos y luchas de poder.
Carrión (1.996) plantea que la comunicación es un sistema de comportamientos integrados que calibra, regulariza y mantiene, por ello se hace posible la relación entre los hombres.
En el marco de estos argumentos, se vislumbra la trascendencia del propósito de esta investigación, analizar La Comunicación Eficaz como elemento fundamental en la función supervisora del Director de Educación Primaria y Secundaria en optimización de la Calidad Educativa en Venezuela.
En una organización el proceso administrativo debería estar aplicado al desarrollo y conservación del esfuerzo, las experiencias, los conocimientos y las habilidades de sus miembros, en beneficio propio y del país en general.
Por lo tanto, toda organización que pretenda dar respuesta a esta exigencia que lleva a promover el desempeño eficiente de su personal, deben mejorar sus habilidades, haciendo uso de sus capacidades y elevando sus potencialidades y uno de los medios para lograrlo es la comunicación eficaz.
Luna citado por Bracho de González (1.993) considera la comunicación como parte vital de toda organización, donde existe la interacción dada por el trato, por el contacto que se establece entre las personas, en diferentes contextos e intervalos de tiempo.
Basado en ambos criterios, la comunicación eficaz constituye la parte esencial en el desarrollo de la capacidad, motivación y productividad entre los miembros de una organización, para mejorar los niveles de efectividad y eficiencia de las mismas.
La comunicación es un arte y una ciencia que viene dada con una virtud, para la cual es necesario tener en cuenta el entendimiento y el conocimiento de todos los que participan en ella, por lo que se necesita contar con las técnicas que puedan hacer de cualquier persona un buen comunicador, según Ribeiro.
De acuerdo a lo planteado, se puede decir que una manera eficaz de lograr bienestar interno en las organizaciones, buenas relaciones interpersonales, donde prevalezca el real entendimiento, depende en gran parte, de un buen sistema de comunicación.
Por lo tanto, la comunicación eficaz ayuda a construir niveles cada vez más profundos de confianza y comprensión, y a trascender las limitaciones del trabajo.
A tal efecto, comunicación eficaz es fundamental en toda organización y más en la educativa, lo que deriva la necesidad de contar con directores que respondan a las exigencias y expectativas del proceso de interacción.
Siguiendo la vía de la afectividad y simpatía, que requiere de directores que escuchen, desarrollen confianza y estimulen a su personal a pensar y actuar de manera productiva.
Sin embargo, en algunas instituciones educativas los directores, en su función supervisora, no les dan el valor o importancia al proceso comunicativo de manera eficaz, afectando de esta manera el bienestar, la efectividad y la comprensión de los miembros de la organización.
La función supervisora ejercida por el director educativo en Venezuela centrada en una educación de calidad, exige la ruptura de los vínculos autoritarios y unidireccionales. De allí que se requiere de directores capacitados en establecer contactos e interacción con su personal, que desarrollen habilidad para mejorar y mantener el esfuerzo en una situación interpersonal educativa, a través de la expresión de la comunicación eficaz que propicie un ambiente favorable para estimular en su personal, la participación, la integración y la convivencia para alcanzar el éxito hacia la calidad educativa.
Desde esta óptica, la calidad precisa un ciclo, un proceso y como tal refiere ser planificado, organizado, dirigido, evaluado y retroalimentado a fin de que no sólo se tenga un nivel aceptado, sino que pase a ser periodos permanentes de mejora que le permita al mismo tiempo, hacer eficaz el aprovechamiento de los recursos de la organización y aumentar el nivel de calidad de los bienes y servicios que ofrece.
La calidad educativa se da cuando contribuye a gestar una sociedad donde todas las personas puedan tener los bienes y servicios que se merecen, una sociedad democrática, construida participativamente, equitativa en las relaciones. Contribuye a la formación de una sociedad donde se pueda vivir en familia y mirar al futuro con ilusión, una sociedad atenta a las tradiciones culturales que han dado identidad propia a los pueblos, enseña a ser y a convivir, a aprender y a pensar, enseña a trabajar y a valorar el trabajo y al trabajador.
En la actualidad el proceso educativo en Venezuela, precisa el protagonismo de los sujetos en su dinámica interna, por lo que es indispensable que los directores, desde su función supervisora, conjuguen nuevas formas de pensar y convivir con la forma de hacer, práctica poca usual en este campo; solo así se lograrán las competencias necesarias que posibiliten un accionar eficaz hacia la calidad educativa.
En la educación existen procesos implícitos, que el director debe cumplir, entre ellos el sector administrativo que representa lo cotidiano, las estrategias y estructuras de acciones contenidas en la misión y visión de la organización.
Hoy día, se evidencia dentro de las instituciones educativas que el director o subdirector no transmite la información hacia su personal de manera eficaz por diversas razones, entre ellas; inasistencias de los directores en los planteles, informaciones emanadas de niveles jerárquicos superiores tardías, informaciones no claras ni precisas al ser emitidas por los gerentes educativos repercutiendo de esta manera en fallas, malos entendidos, incomodidades entre el personal de los planteles educativos.
El director como gerente como supervisor educativo, no puede mantenerse en el ayer, ajustado exclusivamente a planificar, organizar, controlar y coordinar; se requiere de un director versado, líder, creativo, comunicativo, innovador, que integre las diversas actividades, que conjugue la comunicación eficaz entre todos los miembros de la organización hacia la calidad educativa.
Por lo tanto, la comunicación eficaz es de vital importancia en la organización educativa, donde las relaciones del director con todos los miembros de la misma sean precisas y motivadoras.
Las nuevas formas de la comunicación eficaz han venido a reformar los parámetros de la convivencia, del control social, de las concepciones del mundo y de la educación, lo que hace que su dimensión ética merezca un tratamiento adecuado, indispensable en la interacción constante que se da entre el director y los miembros de su organización enmarcada en una expresión libre, eficaz, directa, franca, responsable, empática, con alto grado de confianza, motivadora con reforzamiento positivo constantemente; ya que solo en esa medida en que la comunicación sea positiva y se aprenda de las respuestas que el interlocutor ofrece, se establecerá la comunicación eficaz entre todos los miembros de las organización hacia la calidad educativa.
Toda institución educativa en vía de la excelencia, debe asignar en su estructura organizacional un valor especial a un sistema de comunicación e información que promueva la participación, la integración y la convivencia, para el logro de una verdadera interacción a nivel interno, de manera que contribuya acercar las personas y a estrechar vínculos como vivir experiencias comunes, compartir significados, participar en la vida institucional, ser un equipo.
Hoy más que nunca el sistema educativo venezolano y latinoamericano requiere de gerentes que mantengan entre ellos y su personal optimas relaciones humanas, que propicien orientación para las actividades de trabajo, a mantener un control preciso de la supervisión y administración en general, coordinar actividades de un grupo con las de otros equipos en toda la organización, ayudar a los docentes y todo el personal de la institución con ideas, sugerencias, técnicas, ejemplos y a la vez asumir el papel de asesor, experto, coordinador, líder, comunicador, participativo, facilitador y solucionador de problemas, capaces de producir, para lo cual amerita de un ambiente altamente motivador.
Para un exitoso papel dentro de la organización educativa es necesario que los roles del director y su personal se encuentren bien definidos con el fin de realizar las exigencias requeridas en los casos que se amerite. En el cumplimiento de las funciones del supervisor, estos deberán estar enmarcados en las cualidades básicas como empatía y comprensión hacia los demás, saber escuchar y comunicar, inspirar autoconfianza, ser optimistas, delegar funciones y desarrollar habilidades para orientar a los demás, que desarrollen habilidad para mejorar y mantener el esfuerzo en una situación interpersonal educativa, a través de la expresión de la comunicación eficaz que propicie un ambiente favorable para estimular en su personal, la participación, la integración y la convivencia para alcanzar el éxito hacia la calidad educativa.
La educación es un “sistema complejo”, es decir, un sistema donde la existe la diversidad con múltiples determinaciones. Por lo cual, el mejoramiento de la calidad educativa venezolana se ha convertido en un reto que todos los docentes deben asumir y comprometerse de forma más particular y directa.
Para ello es importante conocer y reflexionar en los planteamientos formulado por el Ministerio del Poder Popular para la Educación, del Nuevo Diseño Curricular, para emprender una transformación en el sector educativo que conduzca a producir verdaderos cambios organizacionales, en las intenciones y valores inmersos en la práctica pedagógica para la excelencia educativa venezolana, a través de nuestros directores y gerentes de escuelas.
El director de Educación Primaria y Secundaria tendría que dejar su posición de control administrativo y adoptar una función organizadora coordinadora de las tareas de carácter docente, dentro y fuera de la escuela, que facilite recursos y estrategias que permitan la renovación didáctica y la buena gestión del docente en el aula, en el marco del proyecto institucional propuesto con la finalidad de promover una educación de calidad, a través de la comunicación eficaz.
El Diseño Curricular es el instrumento técnico que recoge y concreta los planteamientos teóricos del Modelo Curricular, a fin de permitir su operacionalización; prevé lo que se quiere conseguir en cada nivel o modalidad y cómo se quiere alcanzar.
Por consiguiente, si se considera una visión pedagógica totalizadora de la educación, puede afirmarse que los fines o funciones inherentes lo constituyen la adaptación, la socialización y la endoculturización así como también la creación y transformación cultural y la integración personal como parte de la misión renovadora, innovadora y transformadora que la educación debe cumplir. Estas consideraciones apuntan a la calidad de la educación.
La dimensión pedagógica del Nuevo Diseño Curricular se propone analizar y redimensionar el hecho educativo como un proceso interactivo – constructivo, es allí donde el director de las escuelas debe promover, entre todos los actores que conforman el hecho educativo, a través de las técnicas de la comunicación eficaz, un clima de respeto, reconociendo y valorando la individualidad e igualdad; la educación para la libertad, la democracia, la responsabilidad y la autodisciplina, y de esta manera lograremos una educación de calidad.
Según Mayorga (1.999), la calidad es un concepto multidimensional que se refiere tanto al producto de la educación como a los recursos y procesos que la producen; tanto a nivel absoluto de sus resultados como a los incrementos generados en el proceso y a los elementos cognoscitivos como a los elementos éticos del aprendizaje. No existe esa calidad sino hay avance cognoscitivo de los educandos, incluyendo no solo la comprensión del fenómeno sino de la dimensión práctica del saber y del saber hacer.
Para Lepeley (2.001), la gestión de calidad es un conjunto integral de principios, fundamentos y actividades necesarias para crear, planificar, realizar, evaluar y mejorar la gerencia de una institución a través del mejoramiento continuo, satisfacción de necesidades de sus usuarios, desarrollo de las personas en la organización, uso de la información, optimización de los procesos de apoyo, articulación de las instituciones con otras organizaciones, la economía, la sociedad y la preocupación del medio ambiente.
La autora considera que el concepto de calidad se refiere a un concepto totalizante, abarcante, multidimensional; que permite ser aplicado a cualquiera de los elementos que se involucran en el Sistema Educativo Venezolano. Se e puede hablar de calidad del docente, calidad de los aprendizajes, calidad de la infraestructura, calidad de los directivos, calidad de los procesos, calidad de la gestión escolar. Como es un concepto totalizante, permite mirar los distintos elementos que interjuegan en la educación.
Dentro de esta perspectiva, se considera que la calidad precisa un ciclo, un proceso, por lo cual requiere ser planificada, organizada, dirigida, evaluada y retroalimentada, a fin deque no solo tenga un nivel aceptable sino que recorra periodos permanentes de mejora, que le permita al mismo tiempo, hacer eficiente al aprovechamiento de los recursos de la organización, y aumentar el nivel de calidad de los bienes y servicios que ofrece la institución.
Por ello, debe constituirse en el norte de una reforma educativa y el dictamen para los directores quienes tienen la misión de conducir eficaz y eficientemente una institución educativa donde se refleje la orientación al logro, con alcances significativos en la administración o gerencia escolar.
La autora considera, que la mejora de la calidad de la educación necesita de la innovación en las prácticas pedagógicas y de la gerencia en las escuelas; para lo cual se necesita condiciones que tiene que ver principalmente, con la figura del director en su función supervisora. De allí que su formación sea clara para las transformaciones escolares anheladas, ya que la calidad educativa demanda de gerentes educativos que tengan capacidades, aptitudes y dispongan de instrumentos necesarios para cumplir su labor.
En este mismo orden de ideas, es importante que este director o gerente escolar sea muy cauteloso con el desarrollo del clima laboral, el cual guardará estrecha comunicación con los procesos de información dentro del plantel y en esta dimensión, la gestión escolar será de calidad, cuando desarrolle una serie de actividades como confianza, focalizar soluciones proactivas, propiciar iniciativa y la participación de todos los integrantes del sistema educativo.
El director educativo, en su función de supervisión, es quien impulsa las acciones de mejoramiento y perfeccionamiento del currículo; el principio y función principal es determinar situaciones, descubrirlas y emitir juicios sobre cómo procederse en cada caso, es decir, es el mejoramiento de la instrucción, la evaluación del docente, el liderazgo del curriculum, la comunicación eficaz entre los miembros y la administración escolar.
La función supervisora, ejercida por los directores en las instituciones educativas, garantiza su eficacia y eficiencia a través de un cuerpo de principios y funciones que deben cumplir. Siendo estos fundamentales por el soporte filosófico del sistema de la supervisión, orienta la aplicación u operacionalidad de las técnicas de la supervisión. Es la columna vertebral del director; están orientadas hacia la práctica las tareas diarias de la educación. Es quien guía, orienta a la resolución de problemas con un trabajo tecnificado, basado en los principios y funciones de la supervisión escolar.
Una de las tareas más importantes, difícil y exigente dentro de cualquier organización, es la supervisión del trabajo ajeno. Por lo cual dentro de la Administración Educativa se estudió cada una de las partes que hacen de ésta un proceso, es decir, sus actores, sus fases y sus niveles, y en ellas en está inmersa la Supervisión Educativa.
Por lo tanto, la autora considera es el momento que la supervisión educativa venezolana maneje con cautela los diversos enfoques, fases y dé pasos seguros y contundentes a los nuevos cambios que requieren los procesos de transformación, en búsqueda de realizar un acto de supervisión cargado de elementos que contribuyan a mejorar el Ser, como único espacio donde prevalezcan los valores y el centro sea la persona, en el Hacer para que esta función ejercida por el director sea de acompañamiento, democrático y participativo, adecuando la escuela a las nuevas exigencias de la sociedad y el Conocer para que los conocimientos transmitidos contribuyan a la verdadera transformación de las ciencias y se puedan asumir los retos que mejoren la calidad del sistema educativo en los diferentes ámbitos escolares establecidos por el Ministerio del Poder Popular para la Educación..
El gerente educativo debe estar consciente que a su cargo tiene un valioso recurso, el humano. Los docentes constituyen un conjunto de individuos, cuyo objetivo es desempeñarse desde la perspectiva técnica-docente y administrativa para alcanzar las metas institucionales y los postulados de la educación del país. Ser concebido como un individuo con experiencias propias y con aspiraciones diferente a los demás. Ello conllevará a los directores de escuelas a propiciar estímulos, motivaciones y comprensión para que las actividades de la organización se desarrollen en un ambiente de armonía y progreso.
El director de escuela es uno de los principales protagonistas del escenario educativo, debe adaptarse según surgen nuevas visiones filosóficas y teóricas, tendencias tecnológicas y necesidades educativas. Esto nos permite observar, retrospectivamente, que el director de escuela tradicional ha realizado su propia metamorfósis para resurgir con una nueva definición y con nuevas funciones para autodesarrollarse en un re-creado ámbito educativo.
Considera la autora que el director eficaz lleva tres (3) roles de ejecución, los cuales están interrelacionados:
- Crear y mantener una visión precisa del propósito personal y organizacional.
- Dirigir el aprendizaje.
- Plasmar los valores fundamentales de la organización y los principios de profesionalismo.
La función supervisora llevada a cabo por el director de escuela debe cambiar a una acción transformadora, meritocrática, transaccional y creativa. Transformadora por cuanto el director debe ser un agente formador para favorecer el desarrollo de los demás. Debe asegurar que sus subordinados se formen y asuman una madurez global que los acredite como sujetos de delegación y liberación.
Meritocrática porque el director educativo, supone la conveniencia de conocer al personal y de retribuir aquellos que han logrados las metas comunes a la educación. El debe evaluar a sus supervisados y establecer una apreciación de acuerdo a criterios que reflejen el cumplimiento de las responsabilidades, la capacidad de innovación, la identificación con la institución y las relaciones interpersonales. Es a partir de esta visión global que se podrán definir opciones diferenciadas de reconocimiento que se correlacionan con merecimientos. Se debe reconocer a los más meritorios y estimular el mejoramiento continuo a los menos eficientes.
En cuanto a la dimensión transaccional, es la aceptación que el hombre, el trabajador. El profesional tiene en su personalidad distintos componentes que de armónicamente conforman un equilibrio mental. Por lo cual, el director debe ser un observador de las relaciones interpersonales, comportamiento del personal, y que el éxito de la institución depende de esa fraternidad en la relación de sus integrantes.
Por último, la creatividad del director en su función supervisora significa que no puede condicionarse a unos esquemas fijos ni circunscribirse a normas inflexibles. Debe prevalecer la acción creadora e innovadora y motivadora del gerente, para poder reaccionar y solventar problemas sin receta, sino con creatividad e innovación, eficacia y calidad.
La autora considera que un director eficaz debe tener ideales elevados, y habilidad práctica. Debe lograr que el plantel funcione armónicamente, tomando las decisiones en el momento oportuno, anticipándose a las situaciones para evitar confusión, comunicando eficazmente a su personal y así lograr que todos los miembros de la organización escolar estén informados a tiempo.
La comunicación eficaz es el medio de la relación por excelencia, no obstante se producen distanciamientos entre los directores y los miembros de una institución educativa, como resultado de la interpretación de los mensajes emitidos; casi siempre ocurren discrepancias entre lo que se dice y lo que se quiere decir; lo que uno piense y crea y lo que el otro quiere decir; el sentido literal de lo que se dijo, entre otras situaciones.
Cabe destacar que la comunicación realiza cuatro (4) funciones básicas dentro de una organización educativa, ellas son:
-Comunicación como control; con ella se establecen mandatos que deben ser aceptadas por los miembros de la organización educativa.
- Comunicación como motivación; busca mejorar el desempeño del personal, a través de la retroalimentación, hacer que avance en sus tareas y reforzar su conducta.
- Comunicación como expresión emocional; permite que la expresión de sentimientos, emociones, pensamientos y la satisfacción de necesidades sociales.
- Comunicación como información; con ella se transmite los datos o mensajes.
Cada una de estas funciones tiene relevancia en la interacción comunicativa, con el fin de estimular el desempeño y el buen rendimiento de los miembros de la escuela, cuyo fin ultimo es persuadir, influir y motivar Para modificar conductas, a través de la expresión de ideas, sugerencias y puntos de vista.
La autora precisa que la comunicación eficaz ayuda a construir niveles cada vez más profundos de confianza y comprensión y ayuda a trascender las limitaciones del trabajo, centrada en la ruptura de los vínculos de autoridad y unidireccionales, más bien implica al director de la escuela en su proceso supervisorio.
Bartoli (1.992), emplea tres (3) criterios para clasificar la comunicación, en razón de su sentido, de sus canales, de sus contenidos y de su forma; tal cual como se muestra en el gráfico 1:



Gráfico 1. Comunicación Gerencial, Comunicación y Organización, p.69, de Bartoli , 1.992, España.

De la misma manera este mismo autor presenta la siguiente clasificación de comunicación:
- Comunicación Descendente; se refiere a todos los mensajes que fluyen de un grupo u organización hacia un nivel inferior. Las personas que toman decisiones usan esta forma de comunicación para hacer del conocimiento de los subordinados las pautas a seguir, las políticas a adaptar, instrucciones, señalar problemas que es preciso corregir y dar feeback con respecto al desempeño. Ejemplo: órdenes, circulares, boletines, otros.
- Comunicación Ascendente; esta comunicación consiste en mensajes que se originan en personas que desean informar o influir en otras que poseen un nivel jerárquico más alto. Permite suministrar retroalimentación a los niveles superiores, informara sobre el progreso en la obtención de metas y las publicaciones actuales. Ejemplo: informes, reportes, quejas, sugerencias, encuestas, y otros.
- Comunicación Horizontal; se refiere a intercambios laterales de mensajes entre personas que estén ubicadas en el mismo nivel jerárquico. Los mensajes originados están relacionados con la tarea o con el factor humano, tales como coordinar, resolución de conflictos, informaciones.
De lo planteado anteriormente, la autora considera que la comunicación eficaz en el proceso de supervisión llevado a cabo por el director educativo en la optimización de la calidad educativa en Venezuela, es muy importante fijar atención en esta área de forma tal que se pueda aplicar correctivos mediante cursos instructivos, seminarios, actividades en grupo, entre otros. La comunicación eficaz dentro de una institución educativa de este nivel es esencial para la integración de las funciones administrativas. Por ejemplo, los objetivos establecidos en la planificación se comunican para que se pueda desarrollar la estructura organizacional apropiada. La comunicación eficaz es también esencial en la selección, evaluación y capacitación de los directivos, coordinadores para que desempeñen sus funciones en esta estructura. De igual modo, la calidad educativa y la creación de un ambiente conducente a la motivación dependen en gran medida de esta comunicación. Más aún, mediante ella se puede determinar si los acontecimientos y el desempeño se ajustan a los planes.
Cuando se desarrolla una adecuada política comunicacional, se propicia la integración de los distintos niveles de la organización educativa, a través de construir un código común, y se optimiza la participación del personal a través de una genuina motivación, en todos su niveles jerárquicos. En las instituciones educativas de nuestro país se observa que existen todos tipos de comunicación.
La comunicación descendente fluye del nivel jerárquico más alto de la institución educativa o del Ministerio del Poder Popular para la Educación a los niveles inferiores. Es el utilizado por el Ministro, por los Jefes de Zonas, Coordinadores o Jefes de Departamentos, Jefes de Distritos, Directores y Subdirectores de las escuelas con el fin de asignar tareas, metas, dar a conocer problemas que necesitan atención, proporcionar instrucciones, las políticas a adaptar, y dar feedback con respecto al desempeño.

La comunicación ascendente los docentes, administrativos, técnicos, obreros, es decir los subordinados hacia la gerencia o dirección del plantel se utiliza para proporcionar retroalimentación a los del nivel jerárquico superior, para informarse sobre los progresos, problemas, sobre el sentir de los empleados, cómo se sienten en sus cargos, con sus compañeros de trabajo y en la organización escolar, para captar ideas sobre cómo mejorar cualquier situación interna en la institución educativa.

La comunicación horizontal, se da cuando dos o más miembros de la organización escolar cuyos cargos están al mismo nivel intercambian información. Por ejemplo comunicaciones entre directores o coordinadores la misma o varias instituciones escolares. Este tipo de comunicación es muy positiva para evitar proceso burocráticos y lentos en una organización, además, es informal y promueve a la acción.

La comunicación eficaz en las organizaciones educativas constituye un proceso complejo, tan complejo que solo en parte puede ser controlado. Después de todo, el director en su función supervisora no puede controlar todas las fuentes de comunicación ni ser responsable o capaz de controlar todas las distorsiones introducidas en los mensajes a medida que recorren el sistema. Sin embargo, todos los gerentes tienen la obligación de efectuar la comunicación con habilidad y hacerlas llegar hacia su personal, todo ello para la armonía laboral dentro de las escuelas.




Autora: Profa. Tania Rimer




6 comentarios:

  1. holaa muy bueno su trabajo realmente en la actualidad se ve mucho la ausencia de los director

    ResponderEliminar
  2. HOLA QUISIERA SABER SI ME PUEDEN AYUDAR CON 10 PREGUBTAS PARA MEDIR LA COMUNICACION GERENCIAL ME URGE PARA AHORITA SI ME PUEDEN AYUDAR MUCHAS GRACIAS YA QUE ES PARA LA ESCUELA LES DEJO MI CORREO: jhow_lire@hotmail.com

    ResponderEliminar
  3. Ante todo mis respetos, en consideración con lo que plantea en su trabajo, considero oportuna la información, a pesar de que es obvio poder palpar qu la visión del personal directivo; en su gran mayoria, solo asumen posturas de enfoque individualistas, excelente trabajo.

    ResponderEliminar
  4. Su trabajo me está siendo útil para un estudio sobre la comunicación gerencial.
    En la escuela donde realizo mi práctica docente -estudio 9º Semestre de Educación Integral- hay una directora y dos subdirectoras para ambos turnos (mañana y tarde). La comunicación se hace engorrosa porque cada subdirectora maneja un área (académica y administrativa)y labora en un turno.
    Por ejemplo, una docente del turno matutino tiene difícil acalarar una duda con su directora académica que labora en el vespertino.
    Situaciones como esta he precisado durante mi observación.
    Su escrito me ha ayudado a dar rumbo teórico a mi trabajo.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por sus comentarios!!!!

    ResponderEliminar